¿Cómo debe ser una Rutina de Belleza?

¿Cómo debe ser una rutina de belleza?

Todas tenemos algunas prácticas para el cuidado de nuestra piel, sin embargo tenemos que cuidar que nuestra rutina cumpla con todos los pasos necesarios para mantener una piel sana y radiante. A veces pensamos que no tenemos el tiempo suficiente o simplemente nos da pereza, pero si cumples con tu rutina día a día, formarás un hábito y luego realizar cada paso será más fácil y rápido. A continuación te compartimos el paso a paso de una rutina de belleza completa ¡Te animamos a hacerla para que tu piel sea Lo Más Natural!

En el día…

  • Paso 1. Limpieza
  • Paso 2. Tonificación
  • Paso 3. Exfoliación
  • Paso 4. Humectación
  • Paso 5. Protección solar

En la noche…

  • Paso 1. Limpieza
  • Paso 2. Tonificación
  • Paso 3. Nutrición

¿Cómo saber mi tipo de piel?

Conocer nuestro tipo de piel es importante, ya que en la actualidad la mayoría de los productos tanto de cuidado facial como de maquillaje están diseñados específicamente para cada tipo. Sus componentes específicos son importantes para cumplir con las necesidades de cada tipo de piel.

A continuación te explicamos las principales características de cada tipo de piel:

Piel Normal:

Presenta un equilibrio en la cantidad de grasa, es común entre los niños y jóvenes hasta los doce años; los poros son poco perceptibles y posee una textura suave, lisa y uniforme.

Su aspecto tiene un brillo natural y firme.

Piel Seca:

Su apariencia es opaca, tirante, sin brillo, poros poco perceptibles, tiene textura fina con zonas enrojecidas.

Tiende a irritarse con facilidad y es propensa a presentar líneas de expresión finas y numerosas.

Piel Grasa:

Su apariencia es brillante con poros dilatados bastante visibles y a menudo presenta granos, barros y espinillas.

Posee una textura gruesa y en general es más resistente que la piel seca.

Piel Mixta:

Es el tipo de piel más común, presenta características de piel grasa en la llamada zona T (frente, nariz y mentón), en la parte lateral, la piel es normal-seca.

Una vez reconoces tu tipo de piel, debes escoger los productos adecuados para tu rutina de belleza, los cuáles te ayudan a mantener la piel libre de impurezas permitiendo que respire, aportando nutrientes que previenen el envejecimiento prematuro.